Ara Pacis, el altar de Augusto que Mussolini usó como propaganda fascista

Gran entrada en La túnica de Neso

La túnica de Neso

Corría el año 13 a.C. cuando Augusto regresaba triunfante a Roma tras sus exitosas campañas en Hispania y la Galia. Aquel hito, que marcaba el inicio de nuevas políticas para el Imperio y un ansiado periodo de paz –la llamada Pax Augusta–, impuesto por el primer emperador romano tras  acabar con las insurrecciones locales en las provincias y con las guerras civiles, bien merecía un monumento a la altura de aquel gran logro.

Fue así como el Senado Romano decidió la construcción del Ara Pacis Augustae (el altar de la Paz Augusta), un pequeño recinto de planta rectangular (de unos once por diez metros de lado y poco más de cuatro y medio de altura), que se ubicó en las proximidades de la Via Flaminia, en el Campo de Marte.

Ara_PacisEl edificio, construido íntegramente en mármol de Carrara, consistía en un altar de sacrificios rodeado por muros ricamente…

Ver la entrada original 867 palabras más

Anuncios

Hallan junto al Muro de Adriano el más antiguo inodoro con tapa de madera

Noticias arqueológico-escatológicas desde Vindolanda…quién decía que solo había cartas de soldados? 😀

La túnica de Neso

El curioso hallazgo de unos arqueólogos se encuentra en el fuerte romano de Vindolanda, en el condado británico de Northumberland

retrete-romano-Vindolanda

El hallazgo romano encontrado en Vindolanda / SONYA GALLOWAY

Los arqueólogos que trabajan en la fortaleza romana de Vindolanda (ubicada en el condado inglés de Northumberland), se han topado con un curioso hallazgo que permitirá conocer más detalles sobre uno de los momentos más íntimos de todo romano -y mortal-. Se trata de una letrina pequeña, un asiento de madera que podría ser de la época pre-adriánica y ha sido encontrado entre los escombros de un espacio de la fortaleza por el director de las excavaciones, el Dr. Andrew Birley, según informa Archaeology News Network.

No es la primera vez que en esta fortaleza romana se hace un descubrimiento arqueológico relacionado con la época en la que Adriano reinaba en el Imperio Romano. De hecho, es algo bastante común en…

Ver la entrada original 268 palabras más

De Superman y otros dioses

Recuerdo cuando hace aproximadamente hace un año fui a ver el último film sobre Superman -ésta vez producida por Christopher Nolan y dirigida por Snyder- del superhéroe clásico del siglo XX para el que escribe: Superman. Una película que promete tener, como mínimo una segunda parte, junto con la inclusión de la historia del héroe interplanetario dentro de la “Liga de la Justicia”.
Uno, que se ha criado viendo a Christopher Reeve volar por encima de Nueva York y sucumbir a los efectos de la Kriptonita, estaba un poco harto de las chapuzas que se habían hecho en las últimas décadas para intentar llevar la magia del cómic a la gran o pequeña pantalla. La serie de los años noventa era infumable, al igual que la adaptación para el cine de hace unos pocos años. De la serie de Smallville no puedo dar opinión porque no he visto ningún episodio. Tal fue la mala influencia que ejercieron en mí los actores de los años noventa.
Esta versión del clásico de DC me ha gustado más de lo que creía. Obviamente, cuando alguien va al cine a ver películas de superhéroes va con la premisa de trajes ajustados, poderes sobrenaturales y escenas de acción por doquier. Pero desde que Nolan nos invitó a entrar en su visión particular de Batman (mucho más cerca de los cómics y alejada de estereotipos que las películas anteriores de este personaje de ficción -excepto las de Tim Burton-), vas al cine pensando en que el ambiente creado por este creador de historias te envuelve y te acerca más al personaje principal, el cual tiene defectos humanos, alejados de esa perfección que se empeñan algunos directores en mostrar sobre sus héroes. Y no confundamos debilidad con defecto. Cuando me refiero a “defectos” hablo de cualidades humanas, comportamientos o sentimientos que se pueden interpretar como negativos por el gran público: el odio, el rencor, etc. Esos rasgos humanizan al personaje y lo acercan más a los espectadores o lectores. Aunque bien es cierto que algunas veces esas características pueden tener el efecto rebote de hacer pensar a los “humanos” que pueden estar más cerca del héroe.
Decía San Agustín algo así como que cuanto más te quieres alejar de todo lo que rodea a Dios, más te pareces a él. Supuestamente, si se intenta lo contrario, pasará que esas personas se alejarán más del modelo que quieren imitar. Por eso, la expresión “jugar a ser Dios” es muy repetida cada vez que alguien intenta crear vida, clonar o dominar a sus semejantes, convirtiéndose en algo alejado del modelo a seguir, precisamente por intentar imitar ese modelo. En las películas de superhéroes no faltan personajes que intentan dominar la vida de las personas, además de extraterrestres, como en el caso de Superman, que intentan hacer de la tierra su particular patio de recreo.
Pero volviendo el personaje de “El hombre de acero”, un pensamiento turbó mi mente mientras veía la película el otro día, y es el de ver claramente los paralelismos entre el cómic por antonomasia estadounidense y Cristo, en un intento no muy sutíl por parte de los autores de dar mensajes de un nuevo salvador o mesías (el enviado). El que sea enviado como la única esperanza de su pueblo, inmerso en una guerra civil que acabará con el fin de su cultura (en este caso de su planeta), puede deberse a la intrusión de Roma y los conflictos internos del reino de Israel, arrastrados desde una época anterior. Incluso hay frases en la película que dejan entrever el empeño de los guionistas por hacer patentes esos paralelos. La conversación con el sacerdote, que le afirma quedebe realizar un sacrificio personal por el resto de la gente para que ésta crea en él, la frase del mismo personaje diciendo “llevo 33 años viviendo en este planeta”, son pequeños destellos de ese empeño por hacer que Superman sea el nuevo Cristo.
Curiosamente hay otra película de hace algunos años, protagonizada por Edward Norton, llamada “El Ilusionista”, en la que parece que el personaje al que interpreta Norton también tiene bastante parecido con otros de los hechos de la vida de Jesucristo: hijo de un carpintero, desaparece a los 12 años, volviendo cuando tiene una edad aproximada de 33 a su ciudad natal, Viena, donde es aclamado por el pueblo como el mejor mago del mundo; su mejor truco es el de “resucitar” a los muertos (Lázaro) y muere a manos del poder establecido, “resucitando” a los pocos días, debido a una sustancia que ingiere para aparentar su muerte, con lo que se acrecenta su leyenda.
Como vemos, los paralelismos velados entre la vida de héroes, ya sean cristianos, griegos, romanos o modernos, son muy recurrentes tanto en la literatura como en el cine. Esperemos que estos no dejen de sorprendernos con estos paralelos, y que nostros podamos contarlos…
 
man_of_steel_by_rudyao-d63sz4d

Errores “trimilenarios”

A todos nos gusta quedar bien con los visitantes de fuera contando historias inverosímiles pero que muchos se creen, y a todas las ciudades les gusta tener un pasado glorioso que es aprovechado por el político de turno, siempre que pueda para justificar alguna acción. Digo ciudades como podrían ser regiones, países, continentes…

El tema de hoy es el de un supuesto que se da en muchas partes del mundo, en muchas ciudades conocidas por todos, como Roma. La única diferencia es que mi ciudad todavía se encuentra en el estadio primerizo, crédulo, del niño al que le cuentan el cuento de los tres cerditos y se piensa que los cerdos pueden hablar y que los lobos destruyen casas. Llevo pensando en este tema desde hace varios años, cada vez que he visto escrito el nombre “trimilenaria” para referirse a la antigua Carthago-Noua o Krt-Hdst, mi ciudad. Y desde que comencé la universidad, hace unos cuantos años, con más fuerza, porque lo veía incluso en las marquesinas del bus y pensaba “joder, para mí que la fundó Asdrubal en el año 228 a.C. aproximadamente”, pero claro, al verlo en toda la publicidad de la ciudad y con tanta seguridad…eso es porque algún experto de verdad se lo habrá dicho, habrá yacimientos arqueológicos en las inmediaciones de la ciudad o incluso en el casco antiguo que nos hablen de ese asentamiento primigenio. Pues no. Ay de mí, pobre iluso, cuando leyendo un magnífico libro de las fuentes antiguas escritas sobre la ciudad de Carthago-Noua escrito por mi antigua profesora la Doctora Conde, en primero de carrera, vi que era todo una farsa, como sentía en mi interior pero no me atrevía a exteriorizar por miedo a que algunos talibán de los que se las dan de historiadores cuando la universidad la han pisado poco -que por aquí abundan y te dicen que como has estudiado en Murcia no tienes derecho a hablar de la Historia de Cartagena porque te han comido la cabeza-, la pagara conmigo con ese hablar tan “dulce” del cartagenero “bordesico” (sic. borde, cabroncete).

Resulta que todo el lío de los supuestos tres mil años de historia de Cartagena venía de antiguo…de muy antiguo. Hubo un escritor llamado Silio Itálico, que narró en verso, en época de los Flavios (finales del siglo I .d.C.) una “historia” de las Guerras Púnicas, y al hacer un catálogo de las ciudades púnicas de Hispania, al llegar a Carthago-Noua (L. III, 368) dice lo siguiente:

 

“Cartagena, fundada por el antiguo Teucro, ofrece sus guerreros”

(La guerra púnica, Silio Itálico, ed. AKAL, 2005)

Si indagamos un poco sobre la figura de Teucro, resulta que es un personaje mitológico, posiblemente inventado por algun autor anterior a Silio, que siendo expulsado por su padre, rey de Salamina habría llegado a la zona y habría fundado la ciudad, en torno a los años en los que acaba la guerra de Troya. ¿Casualidad? No, ni mucho menos. Es un tópico que muchos autores antiguos cojan a héroes mitológicos para darle caché a las ciudades de las que hablan cuando las están describiendo. De esta manera se da un nuevo motivo por el cual Roma en este caso, tendría que conquistar la ciudad. Se exagera la importancia de la misma -que al ser la base militar púnica en la Península no hacía falta, pero ya sabemos lo de las licencias de autor,etc-. Es lo mismo que habría hecho Polibio en el siglo II a.C. cuando se refiere al primer asentamiento de Carthago-Noua como “Mastia tartessiorum”, cuando todos sabemos que Tartessos estaba más o menos en el lado opuesto, esto es, en la zona de la actual Andalucía Occidental. También debemos coger, para explicar este tipo de narración, la parafernalia que monta Virgilio en su Eneida para intentar casar la Guerra de Troya con la fundación de Roma cogiendo a Eneas como ejemplo, narración esta también mítica y que pudiera haber servido a Silio Itálico de inspiración.

Sabemos que en Cartagena, en algunas excavaciones arqueológicas han aparecido restos de fondos de cabañas de los siglos VI-III a.C. con piezas anteriores a la llegada de los púnicos,pero claro, eso nos daría una cronología de 2400 años y no de 3000, con lo que no nos quedaría bien en nuestra publicidad y fastidiamos al diseñador gráfico y al publicista. Los números que no son redondos, no quedan bien en las imágenes corporativas.

teucria

 

Sobre Documentales Vikingos (IX) : 1066, The Battle for Middle Earth.

Magnífico post sobre esta miniserie…habrá que verla! gracias Valkirie´s Vigil!

The Valkyrie's Vigil

Hace mucho que tampoco subo documentales al blog y sé que a muchos eso de poder “aprender” la historia viéndola os gusta. A mí me encanta. Así que hoy es el día de una nueva ración de documentales vikingos.

Cartel del Documental. Cartel del Documental.

Y os quiero presentar la película/documental “1066: The Battle for Middle Earth”, una serie de dos documentales históricos de la BBC que recrea los acontecimientos que tuvieron lugar ese año en Inglaterra, pero no desde la perspectiva de los reyes y grandes líderes de la guerra, sino desde la perspectiva de un hombre ordinario, un hombre corriente de aquellos que luchaban para ellos.

Ver la entrada original 330 palabras más

Minientrada

Los vikingos y las vikingas

Leía esta mañana en la prensa una entrevista realizada a la protagonista femenina de la serie “Vikings”, Katheryn Winnick, serie que me encanta pese a los errores históricos -no tenemos que ser siempre apuntadores ni “tiquismiquis”-. En ella, la periodista, que evidentemente o no ha visto los capítulos, o no los ha entendido -por otros motivos que no vienen al caso-, le hacía una serie de preguntas, tan en voga hoy en día sobre el carácter de la mujer vikinga, haciendo hincapié en que la actriz es una mujer hecha a sí misma porque practica taekwondo -como si no hubiera mujeres que lo practican-. Parece como que aunque intenta parecer moderna, la entrevistadora cae en los mismos tópicos a los que estamos acostumbrados cuando una mujer se dedica a cosas de ese tipo. Por favor, estamos en el año 2014 y eso tendría que ser lo más natural del mundo. Además, este tipo de estudios sobre la mujer en diferentes épocas de la Historia están muy bien documentados en los últimos años en Europa y USA, con unas publicaciones excepcionales. Sin ir más lejos, hace un mes aproximadamente vio la luz un libro “Nacimientos bajo control”, sobre el cambio de mentalidad con respecto al parto en las Edades Moderna y Contemporánea -me comentan que se está preparando un estudio similar para las edades Antigua y Medieval-.
Entroncando con estas preguntas también se encuentran las respuestas de la entrevistada que afirma ver que la mujer vikinga es un ser humano independiente, igualando con sus palabras la situación de las mujeres de la cultura escandinava -que no vikinga, porque los vikingos eran comerciantes y no llevaban cascos con cuernos la mayoría de las veces- con la mujer actual en parte del mundo occidental. Es un error que solemos cometer todos -y me incluyo- el elaborar paralelismos entre unas épocas y otras. Está bien para cuando intentas hacer que un público mayoritario capte la idea que quieres expresar, pero siempre advirtiendo que las cosas no son así. La misma actriz dice que eso le sirvió para encarnar a Juana de Arco -una “iluminada”- y Catalina la Grande -personaje extraño cuanto menos-. No es que esos personajes históricos me caigan mal, pero parece que el prototipo de personaje femenino que se hace notar, siempre tiene que tener “huevos”. Son tópicos típicos de una sociedad que todavía ve raros algunos comportamientos del ser humano que deberían ser vistos como algo natural.
Y volviendo a la época que nos ocupa, los siglos VIII-X, la situación de la mujer escandinava sí que era de más independencia con respecto a otras partes de Europa, pero no podían poseer tierras ni divorciarse, algo que una mujer romana, por ejemplo, sí podía hacer. Las cosas nunca son blancas o negras cuando se trata de contar historias o contar la Historia, y por eso debemos tener cuidado con los ejemplos que usamos algunas veces.

vikings

Protagonistas de la serie “Vikings”, que emite History Channel en USA y TNT en España -también Antena 3, pero con unos cuantos meses de atraso-