Derrotas y más derrotas: Iliturgi e Ilorci.

Tras el descalabro romano en la propia Península Itálica frente a los ejércitos de Aníbal en las batallas de Trebia, Trasimeno y Cannas, se decidió enviar un ejército al mando de los Cónsules Publio y Cneo Cornelio Escipión a Iberia -el nombre de Hispania se le daría unos veinte años más tarde, así que haremos esa referencia toponímica-. Corría el año 215 a.C. aproximadamente cuando estos ejércitos llegaron a este nuevo escenario bélico, con un ejército de supervivientes y de muchachos que habían tenido que coger incluso armas de los templos, con un permiso especial del Senado, como nos narran en sus escritos Polibio y Tito Livio.

En la imagen, extraída de Jiménez Cobo, M. "La vía Castulo-Saetabis", hemos marcado en rojo el sitio de cada una de las batallas. La de Iliturgi en las cercanías de Castulo y la de Ilorci cerca de la actual Lorca, donde la historiografía tradicional la sitúa.

En la imagen, extraída de Jiménez Cobo, M. “La vía Castulo-Saetabis”, hemos marcado en rojo el sitio de cada una de las batallas. La de Iliturgi en las cercanías de Castulo y la de Ilorci cerca de la actual Lorca, donde la historiografía tradicional la sitúa.

Durante dos años anduvieron por tierras ibéricas, dejando una base permanente en Tarraco -actual Tarragona-. Pero en 212 a.C. algo iba a cambiar. Viendo que los ejércitos púnicos de Iberia estaban más o menos divididos, decidieron organizar un ataque en la zona sur-sureste, de esa manera cortarían el paso a las provisiones que llegaban a Krt-Hdst -Carthago-Noua, posteriormente conquistada por Publio hijo, y de la que ya hemos hablado en el blog-, para ser transportadas luego a Italia, a los ejércitos de Aníbal -o a lo que iba quedando de ellos-. Hasta ese momento, su labor había consistido en cortar el paso a los ejércitos púnicos que intentaban ir a la Península Itálica a ayudar a Aníbal.

Las fuentes escritas que nos hablan sobre estas batallas, que tuvieron lugar, la primera en un cerro en la provincia de Jaén y la segunda en un lugar indeterminado que, al llamarse la batalla de Ilorci, se ha identificado con las cercanías de la actual Lorca (Murcia), son: Tito Livio en un libro XXV, Polibio en el libro VIII, Apiano en Iberia, 16, Silio Italico en el cap. 13 y Eutropio en el libro 3. Obviamente, como en casi todo lo acontecido en las guerras púnicas, debemos hacer más caso a Polibio, por cercanía cronolóigica y, en menor medida a Tito Livio que, aunque en algunas cosas coincide con el primero, a veces novela en demasía.

Como he comentado anteriormente, el movimiento de ambos “generales” fue el de organizar una ofensiva para poder vencer en Iberia a los púnicos, pero digamos que las cosas no salieron como estaban pensadas, lo que acabó con un fatal desenlace.

Tanto Publio como Cneo contaban con la ayuda de miles de celtíberos en sus tropas, gentes que, como nos contaba Tito Livio era bastante cambiante y lo mismo estaba en un bando que en otro, según conviniera -véase el caso de Masinisa en este mismo episodio bélico-. Ambos generales habían llegado a la zona donde iban a plantar cara a los púnicos, procedentes de Tarraco y decidieron separar sus fuerzas para atacar dos frentes al mismo tiempo. Debemos tener en cuenta que en la zona en la que se desarrollan los hechos -Alta Andelucía y Murcia actuales- no había tropas de refresco romanas y sí púnicas, primer error. Con lo cual, estaban solos ante un futuro incierto pero que presumían favorable.

Según siempre las fuentes escritas, una vez que ambos se habían separado y Publio había establecido su campamento, los celtíberos que le acompañaban lo dejaron solo ante los ataques constantes tanto de Indíbil como de Masinisa y el general púnico Magón, con lo que para evitar mayores daños hubo de dejar dicho establecimiento y adentrarse en la noche para atacar a uno de ellos -Masinisa-. En el fragor de la batalla, una lanza -Livio XXV, 32-11- le atraviesa el costado y muere más tarde, dejando su ejército descabezado. Uno de sus oficiales se encargaría de llevar los restos de estos soldados -ya comenté en una entrada anterior que los ejércitos de esta época, en lo que atañe a Roma, son levas organizadas en el foro cada año. No son profesionales-.

Bien. Ya solo queda un pérfido romano de esos con vida -debió pensar alguno de los púnicos-. ¡A por él!

Así pues, durante el mes siguiente, todos los ejércitos púnicos apoyados por sus aliados iberos atosigaron a los romanos, empujándolos poco a poco hacia una zona casi sin salida, donde no les quedó otra que aguantar un último ataque en un cerro cercano a Ilorci. Sobre esta batalla, la ubicación no es tan segura como la primera, aunque se da por sentado que ocurrió en las cercanías de la actual Lorca, en Murcia,  si atendemos a la toponimia. Pero también existe en la Región de Murcia el topónimo actual de Lorquí, lo que dio pie en el siglo XIX a la creación de otras teorías sobre el desarrollo del contingente bélico.
Debemos imaginar a Cneo, hermano del general asesinado, asediado con sus soldados en lo alto de un cerro, como en esas películas western en las que el Séptimo de Caballería debe enfrentarse a ordas de indios y finalmente es totalmente aniquilado tras ser rodeado. Pero en este caso, solo murió el general, y los restos de ese gran ejército, fueron puestos a salvo, tras días de correrías levantinas, por Fonteyo, un “lugarteniente” de Publio.

Este ejército, o más bien lo que quedaba de él, es lo que se encontró el hijo y sobrino de ambos generales, Publio Cornelio Escipión, después llamado el Africano, cuando llegó a Iberia en 210 a.C. para dar la vuelta a la guerra…

Anuncios

La Primera Guerra Mundial en cifras.

Impresionantes cifras de la I Guerra Mundial. Entrada de J.G. Barcala.

Ciencia Histórica

Cuando amigos míos en California me dicen que los europeos tenemos suerte por no sufrir violentas catástrofes naturales como terremotos, huracanes o tornados, mi respuesta es invariablemente que aquí no nos hacen falta, pues ya tenemos a una panoplia de políticos, reyes y otros palurdos que durante siglos se han encargado de provocar los más sangrientos conflictos, hombre contra hombre, frente a los cuales el Katrina no es más que una brizna en una tarde veraniega.

La Primera Guerra Mundial rompió todos los récords hasta entonces de costes tanto materiales como humanos. La pérdida de vidas sólo fue segunda a la tragedia de la Peste Negra seis siglos antes. Las cifras son impactantes y creo que no necesitan comentario, por ello, simplemente reproduzco aquí algunos de los datos más importantes.

Ver la entrada original 323 palabras más

La mitad de los guerreros vikingos… NO ERAN MUJERES. Y otras formas de tergiversar la historia.

Muy interesante la nueva entrada de The Valkyries Vigil a tenor de lo aparecido en prensa estas semanas sobre las muejres vikingas

The Valkyrie's Vigil

Ante la avalancha de personas que me han preguntado y me han pasado la noticia en los últimos días y ante la avalancha de comentarios y reacción en cadena que ha conllevado la misma, he considerado oportuno y menester dedicarle unas líneas a la noticia en esta web dedicada a la divulgación histórica de la época vikinga y, sobre todo, a desmentirla. Sí, como leéis, desmentirla.

Hervör muriendo luego de la batalla con los hunos. Una pintura de Peter Nicolai Arbo. Hervör o Hervor es el nombre de varios personajes femeninos legendarios, que aparecen en la saga Hervarar y algunas secciones de la Edda poética, también es una valquiria de la mitología nórdica que casó con Völundr y aparece en el Völundarkviða. Hervör muriendo luego de la batalla con los hunos. Una pintura de Peter Nicolai Arbo. Hervör o Hervor es el nombre de varios personajes femeninos legendarios, que aparecen en la saga Hervarar y algunas secciones de la Edda poética, también es una valquiria de la mitología nórdica que casó con Völundr y aparece en el Völundarkviða.

Porque lo que ha pasado esta semana pasada con esta noticia es el clarísimo ejemplo de cómo funciona a veces el periodismo – y la divulgación histórica –…

Ver la entrada original 4.410 palabras más

¿La Primera Guerra Mundial en el Pacífico? Pues sí…

Muy interesante esta entrada

Ciencia Histórica

(Sexta y última entrega en nuestro programa de colaboraciones. Hoy, a cargo del inefable y nunca bien ponderado Dessjuest, blopguero de la semana de oro maya, quien seguro levantará ampollas, callos y hasta la morcilla que les dan sabor a estos últimos. No os la perdáis. No apto para menores de cinco semanas.)

 

En un brete me puso Barcala querido al pedirme que escribiera una colaboración referente a la Primera Guerra Mundial para su excelso y nunca suficientemente vanagloriado blog. ¿Sobre qué escribir? Pasó tanto…  No fue solo asunto de trincheras, el frente oriental da para cientos de historias, los Balcanes con su exilio serbio incluido, Gallipoli, Lawrence de Arabia, Von Lettow, los Alpes, Spee cabalgando los océanos…

Mas es evidente que si al autor del blog más prescindible de la red se le pide una colaboración se sobreentiende que la colaboración debe estar a la…

Ver la entrada original 743 palabras más

Ara Pacis, el altar de Augusto que Mussolini usó como propaganda fascista

Gran entrada en La túnica de Neso

La túnica de Neso

Corría el año 13 a.C. cuando Augusto regresaba triunfante a Roma tras sus exitosas campañas en Hispania y la Galia. Aquel hito, que marcaba el inicio de nuevas políticas para el Imperio y un ansiado periodo de paz –la llamada Pax Augusta–, impuesto por el primer emperador romano tras  acabar con las insurrecciones locales en las provincias y con las guerras civiles, bien merecía un monumento a la altura de aquel gran logro.

Fue así como el Senado Romano decidió la construcción del Ara Pacis Augustae (el altar de la Paz Augusta), un pequeño recinto de planta rectangular (de unos once por diez metros de lado y poco más de cuatro y medio de altura), que se ubicó en las proximidades de la Via Flaminia, en el Campo de Marte.

Ara_PacisEl edificio, construido íntegramente en mármol de Carrara, consistía en un altar de sacrificios rodeado por muros ricamente…

Ver la entrada original 867 palabras más

Hallan junto al Muro de Adriano el más antiguo inodoro con tapa de madera

Noticias arqueológico-escatológicas desde Vindolanda…quién decía que solo había cartas de soldados? 😀

La túnica de Neso

El curioso hallazgo de unos arqueólogos se encuentra en el fuerte romano de Vindolanda, en el condado británico de Northumberland

retrete-romano-Vindolanda

El hallazgo romano encontrado en Vindolanda / SONYA GALLOWAY

Los arqueólogos que trabajan en la fortaleza romana de Vindolanda (ubicada en el condado inglés de Northumberland), se han topado con un curioso hallazgo que permitirá conocer más detalles sobre uno de los momentos más íntimos de todo romano -y mortal-. Se trata de una letrina pequeña, un asiento de madera que podría ser de la época pre-adriánica y ha sido encontrado entre los escombros de un espacio de la fortaleza por el director de las excavaciones, el Dr. Andrew Birley, según informa Archaeology News Network.

No es la primera vez que en esta fortaleza romana se hace un descubrimiento arqueológico relacionado con la época en la que Adriano reinaba en el Imperio Romano. De hecho, es algo bastante común en…

Ver la entrada original 268 palabras más