“Do you know what Nemesis means?”

…Preguntaba atentamente el Ladrillo mientras miraba fijamente a sus interlocutores, después de haber tomado un té caliente y se levantaba lentamente del sofá con mirada desafiante, en aquella famosa escena de la película “Snatch”.

Snatch - El ladrillo

Brick Top -El Ladrillo- interpretado en el film por Alan Ford (blogdecine.com)

La Némesis es la justicia divina, aunque también un personaje mitológico que se unió con Zeus para dar a luz a Helena y los Dioscuros de una manera un tanto peculiar: anduvo el dios tras ella largo camino persiguiéndola, mientras Némesis, hija de Nix -la Noche- se metamorfoseaba en un sin fin de animales, como si de un Power Ranger se tratara. Finalmente, al ver que la muchacha se había convertido en oca, el dios se convirtió en cisne, pació con ella. De esa unión surgió un huevo que unos campesinos le dieron a Leda, y de ese huevo salieron Helena y los Dioscuros. -Sí, ya era raro un relato mitológico en el que Zeuso su homónimo romano Júpiter, no estuviera rondando a nadie-.

Si en la Antigüedad, para griegos y romanos, la Némesis es lo que equilibra el universo, en la actualidad, y más desde que se estrenara hace algunos años la mítica serie de televisión “Me llamo Earl”, ésta cualidad ha sido sustituida por el karma. Para los románticos que creemos que Roma todavía existe, preferimos llamar a esas casualidades o causalidades del destino como lo hacían nuestros antepasados antiguos, pese a ser y constituir una amplia minoría.

Hace casi dos mil años, los gladiadores, por ejemplo, se enconmendaban a ésta divinidad o cualidad para obtener la suerte en la arena, de ahí que en algunos anfiteatros como el de Italica (Santiponce-Sevilla), conservemos hoy en día, casi a la entrada de la misma, epígrafes que hacen referencia a la Némesis y a Caelestis, junto con el nombre de la persona que le dedica esta curiosa rogativa.

nemesis italica

Placa rogativa a Nemesis que se encuentra en la entrada al anfiteatro de Itálica (fot. Pedro Huertas).

Como ya he comentado anteriormente, en nuestra época el término Némesis puede aplicarse a lo que comúnmente se denomina karma y que de vez en cuando aparece en algunas noticias o en comentarios que los usuarios de las redes sociales hacen para con las mismas. Es el caso de lo que pasó hace pocos días a un cazador de elefantes profesional, el cual, tras cazar con su rifle a un par de ellos fue arrollado por otro ejemplar que se abalanzó sobre él.

cazador blog

Recorte de la noticia (fuente: El Mundo y EFE).

Así que, ya sabéis que si alguna vez os pasa algo que no es lo suficientemente bueno, o no tan malo, existe un fórmula grecolatina para ello. Al final va a llevar razón el señor Kosta Portokalos -personaje de “Mi gran boda griega” interpretado por Michael Constantine- cuando decía algo parecido a que cualquier palabra de cualquier idioma, tenía un origen griego.

Hoy en “FAKES HISTÓRICOS”: El milenarismo va a llegar a Cartagena!

Hace aproximadamente una semana aparecía en prensa nacional la noticia sobre unos estudios llevados a cabo en 2013 y publicados a nivel científico hace un par de años -os dejo el enlace al artículo abajo-, en los que se hablaba de la disposición de los templos en la Antigüedad con respecto a constelaciones específicas, atendiendo a la posición de la entrada a los mismos, alineación estelar, etc. Es un hecho común a muchas religiones ese tipo de alineaciones, que vemos incluso a la entrada de las ciudades -véase el caso de Puente tablas (Jaén)-. En el caso de Cartagena -o Carthago Noua-, se la comparaba con los estudios realizados en otras ciudades del Oriente antiguo, debido a que la fundación de la ciudad obedece a la cultura púnica, heredera de la fenicia. Así, se llegó a la conclusión que los templos que habrían estado ubicados en alguno de los cerros que rodean la ciudad en su interior, tendrían este tipo de alineaciones: por ejemplo, en el actual Molinete -Arx Hasdrubalis- hay un templo dedicado a Atargatis, cuyo origen es púnico, siendo más tarde reutilizado por los romanos, así como un santuario romano de época republicana.
Como podréis observar tanto por los titulares como por el desarrollo de la noticia, ésta fue usada de una manera u otra dependiendo del medio que la publicase. Inicialmente la información obedece a una entrevista que la Agencia EFE efectuó a dos de los autores del artículo, pero la información ha sido tratada de manera, digamos, diferente: mientras que en la fotografía que os adjunto, sacada del diario “El Confidencial”, se ciñen más a la noticia original, el trato por parte del periódico “La Verdad” -¿verdad? ¿qué es eso? ¿se come?-, parece sacado de un documental del Canal Historia sobre viajeros espaciales.Sin contar con algunos errores históricos garrafales que han sido escritos únicamente para hacer la noticia más importante, la información que dan, en varios casos, es engañosa y no obedece a lo dicho en la entrevista. Además, en el caso de que lo hubiera escrito alguien de la Región de Murcia -dato que desconozco-, es de traca el poner una fotografía del santuario republicano romano con el pie de foto rezando: “Columna del templo de Tanit”. Así, porque yo lo valgo. Porque si no lo sé, me lo invento, y no pasa nada.
21976991
¿Que por qué algunos hacen estas cosas? No idea.
 
¿Se podría hacer mucho mejor para no dar falsas esperanzas de algo que no es? Yes, of course. Solo hay que leer un poquico.
 
¿Qué sacamos de esto?
 
Que nunca nos podemos fiar de la primera impresión al leer una noticia. Debemos esforzarnos un poco en LEER, que no cuesta nada, solo un ratico de nuestro tiempo. Debemos leerlo TODO, hasta llegar a la fuente raíz, para no dejarnos engañar. Obviamente no se escribe la noticia tan mal debido a que la persona lo haga con mala fe. Simplemente es porque no se entera de lo que ha leído u le han dicho.
Así que, niños, la próxima vez, ya sabéis. Leed, leed y leed todos de él.
*Para el artículo científico, pinchad aquí: 
orden cósmico

Noticia de “El Confidencial”

 

 

 

tanit2

Noticia de “La Verdad”

Cuéntame un cuento…

A long, long time ago…

Así podríamos iniciar esta entrada, ya que nos referimos a esos pasajes falsos de la vida que, de tanto repetirlos se convierten en verdaderos. Hablamos las reliquias de santos, un mercado muy extendido a partir del siglo IV y que hoy en día sigue dando de comer a muchas personas alrededor de figuras poco creíbles.

Si pensamos que este tipo de mercado es nuevo nos equivocamos de pleno. Las reliquias de personas o personajes famosos siempre han existido, y lo mismo que en el siglo VIII las personas acudían en masa a ver el lignum crucis, estuviera donde estuviese, hoy en día algunos lugares se pelean por tener tal o cual chaqueta del famoso que murió a manos del marido de la mujer con la que se acostaba o la esquina en la que fue descubierto su cuerpo inerte debido a las drogas. El morbo inherente al ser humano es el que nos ha movido desde la Antigüedad a visitar lugares o restos que hemos pensado sagrados: escenarios de batallas famosas, vestimenta, brazos incorruptos… Todo vale para atestiguar que alguien santo ha estado en nuestra ciudad o pueblo, incluso el prepucio de Cristo que hasta hace unos años se custodiaba en una pequeña población italiana, aunque misteriosamente desapareció.

Pero nos vamos a centrar en una reliquia que he nombrado al principio y de la que casi todos los rincones de planeta presumen de tener su cachito: el famoso lignum crucis o vera cruz. La cruz en la que supuestamente fue colgado cristo para el perdón de nuestros pecados.

Corría el año 325 de nuestra era aproximadamente cuando una persona importante llega a Jerusalén con una misión: identificar lugares sagrados cristianos de la ciudad para que sean venerados. Durante un tiempo la comitiva que la acompañaba realizó averiguaciones sobre dónde o como encontrar dichos lugares y reliquias. Uno de esos sitios fue donde hoy en día se sitúa la Iglesia del Santo Sepulcro. Nos referimos a Santa Elena, madre del emperador Constantino y patrona de los que nos dedicamos a la arqueología, precisamente por esta serie de intrépidos hechos. Como digo, Elena pasó largo tiempo investigando hasta que se topó, según nos narraría Gelasio de Cesarea, con la cruz original de cristo, cerca de donde construiría la susdicha iglesia del Santo Sepulcro que, aunque les pese a algunos, sí se ha excavado sistemáticamente desde 1955 dando como resultado el llegar hasta los niveles más antiguos de la iglesia primitiva, precisamente la que se encargaría de erigir Constantino bajo la supervisión de su madre. Comienza entonces un largo periplo de aventuras para esa cruz, aunque existía un pequeño problema: se habían encontrado tres cruces iguales ya que Cristo había sido crucificado con dos personas más ¿Cuál sería la original? Suponemos la cara de desconcierto de Elena, con sudorosa frente: -maldición, y ahora cómo lo hago-. No hay ningún problema porque, aunque Gelasio no nos lo relata, Ambrosio de Milán, cronista católico de la misma época nos dice que era directamente la del centro porque llevaba la famosa inscripción que ahora vemos en la mayoría de crucifijos.

-Uf, menos mal-, pensó Elena. Ya tenían la cruz del mesías. Tras este episodio, como si del mismo Salomón se tratara, decidió partir la cruz por la mitad para que una parte estuviera en Roma y la otra en Constantinopla. Así no había peleas. Pero será a partir de entonces cuando, sobre todo durante la Edad Media, comiencen a aparecer restos de la supuesta cruz por todo el mundo cristiano.

Si nos centramos solo en España, tenemos repartidos restos de la cruz desde Girona a Caravaca de la Cruz, pasando por Valladolid, Salamanca, Málaga, Caspe, Liébana. Obviamente todos nos decían que tenían la original, e incluso han existido aunténticas luchas por ver quién tenía la de verdad, hasta que el Vaticano llegó a una conclusión: para que no se peleen, y como esto es más grande que un dedo o un brazo, con lo que puede dividirse en mil pedazos, vamos a decir que todas son verdaderas, y ya está. Ya no hay pelea. En la actulidad la de Caravaca de la Cruz, venerada desde el siglo XIV, se tiene como la más original de todas, teniendo en este siglo XXI la aprobación del Vaticano como ciudad Santa. Vamos, la “Q” de la calidad turística cristiana.

Ahora viene lo difícil, el desencanto con la maravilla. Vamos a parafrasear a Herodes en la película “Según Poncio Pilatos” (1987) de Luigi Magni, cuando éste se justifica por la matanza de niños al poco del nacimiento de Jesús: teniendo en cuenta que el método de la crucifixión era el más usado por los romanos a la hora de castigar -recordemos a Espartaco más de un siglo antes-; también que durante el siglo I d.C., la zona de Palestina era de las más conflictivas del Imperio con lo que muchas cruces habría repartidas por la región; a eso debemos añadir ese comercio de reliquias antes nombrado y, finalmente, que en muy raras ocasiones la madera aguanta tanto tiempo sin descomponerse, concretamente en dos situaciones diferentes: o en zonas muy secas -desierto- o en zonas muy húmedas -bajo el agua-. Si tenemos en cuenta todos estos factores y hablando por boca del Sargento Hartman: “¡Nos han tomado el pelo!”

 

ImagenSoporte del lignum crucis de Caravaca de la Cruz (Murcia)