Vídeo

Guerra en Hispania (II): La Encarnación (Caravaca-Murcia).

Si hay un tema que me apasiona es el del sincretismo religioso. El cómo una imagen, un símbolo, un lugar, pueden ser referentes para diferentes culturas y momentos. Esto es lo que pasa con el santuario ibero-romano-cristiano de La Encarnación, situado en Caravaca de la Cruz (Murcia), donde hemos rodado éste pequeño vídeo, hablando de los diversos usos que éste espacio ha tenido a lo largo de la Historia.

Conocí éste magnífico santuario en 2006, mientras aprendía y me formaba como arqueólogo bajo la tutela de los siempre grandes Francisco Brotóns (arqueólogo municipal de Caravaca), Juan García Sandoval (conservador de Museo de la Región de Murcia, actualmente en el Museo Regional de Arte Moderno) y Antonio Murcia (Fundación Teatro Romano de Cartagena). Ellos dirigían el campo de trabajo mediante el cual se excavaba el castellum de Archivel, donde desarrollamos el pasado vídeo -sí, el del viento-. Un buen día, después de excavar, Paco nos llevó a mis compañeras y a mí a visitar el santuario, una joya, un unicum en la región que tenía fresco por las clases de Sebastián Ramallo (Catedrático de Arqueología de la UMU). El resto es una relación con la Encarnación de once años. Cada cierto tiempo intento visitar el sitio porque me ayuda a despejarme, a pensar con claridad sobre diversos asuntos, y ésta vez no iba a ser menos. Además iba muy bien acompañado por la mejor ayudante de cámara que se puede tener, aunque digamos que la llegada fue un poco accidentada, ya que casi se me cae el coche por un barranco, pero mereció la pena. Y todo por llegar a mi sitio favorito de la región, donde más fácil es el poder entender toda nuestra evolución de los últimos dos mil quinientos años.

Enjoy!

Vídeo

Guerra en Hispania (I): Caravaca, Julio César y Pompeyo.

Durante el siglo I a.e.c., la actual Región de Murcia sirvió de escenario para algunos de los episodios bélicos que decidirían el final de la República de Roma y la llegada de un nuevo sistema de gobierno: el Principado -conocido comúnmente como la época “Imperial”-.

Uno de esos puntos calientes fue la zona de la actual Caravaca que, tradicionalmente ha servido como punto de unión entre la alta Andalucía y Murcia. En Archivel, un pueblo cercano a Caravaca, nos encontramos un yacimiento en el llamado Cerro de las Fuentes, donde se estuvo excavando hasta hace pocos años. El castellum de Archivel habría sido construido por las tropas de Julio César durante la campaña militar que daría como consecuencia la batalla de Munda.

¿Queréis saber un poco más? Ved el vídeo y…subscribíos al canal de youtube, leche, que es gratis!

 

*Siento mucho el ruido del viento!

Y La Manga se hundió…o no.

Corría febrero de 2007, el que os escribe estaba terminando los exámenes del primera cuatrimestre del quinto año de universidad y, de repente, como una conspiración de aire nuevo apareció la siguiente noticia:

Sin título

Para el periódico que la publicó y la persona que la notificó suponía un gran hallazgo que venía a revolucionar la arqueología mundial desde una de las playas más conocidas de la península: La Manga del Mar Menor.

Para los que estamos un poco cansados de estas cosas era una más de tantas noticias falsas que pululan por la red y los diarios, y que lo único que hacen es empañar un trabajo como el de arqueólogo, al que siempre se le echa la culpa de todos los males de la sociedad, desde la expulsión de Adán y Eva del Paraíso, ocurrido realmente porque Dios -el judeocristianomusulmán- quería recalificar unos terrenos que contenían restos “antediluvianos”. Un arqueólogo lo excavó, Adán y Eva se encadenaron a un árbol para protestar, y se les echó. O por lo menos esa es la visión que una gran parte de la sociedad actual tiene sobre nuestro trabajo.

Volviendo al tema que  nos trae, las buenas gentes daban por hecho que la noticia era cierta porque la ciudad había sido encontrada por una arquitecta, y eso nos lleva al párrafo anterior de por qué a los arqueólogos de verdad nunca se les tiene en consideración. Desde San Javier, municipio al que pertenece esa parte de la playa, se tuvo que actuar de manera rápida ante las noticias que iban saliendo en torno a ese “gran yacimiento” desconocido hasta la fecha, e incluso desde el Centro Nacional de Investigación en Arqueología Subacuática (CNIAS) sito en Cartagena, hubo de enviarse a arqueólogos para investigarlo.

¿Qué fue de la ciudad? ¿Se excavó? ¿Es el motor económico de La Manga? ¿Ha suplantado ya a Pompeya?

Lo que pasó fue que, al ir a investigar los arqueólogos subacuáticos a la zona, confirmaron que el magnífico hallazgo no eran más que movimientos de tierra cercanos a la orilla que se habían realizado con máquinas en los años setenta del siglo veinte, como ya había aventurado D. Julio Mas, otrora director del Museo Nacional de Arqueología Subacuática y al que apenas se había tenido en consideración.

Ocho años más tarde, en el verano de 2015 la noticia volvió a aparecer en las redes sociales, conquistando a propios y a extraños que la compartían y retuiteaban sin parar, creyéndose en posesión de uno de los bienes más preciados de la humanidad, descubierto por una persona inexperta desde su ordenador mientras “jugaba” con Google Earth.

¿Qué podemos encontrar en La Manga?

La playa de La Manga, que actualmente pertenece a los municipios de Cartagena y San Javier, por desgracia se parece poco a cómo era hace unos cincuenta años aproximadamente. El urbanismo de asesinato ha acabado con casi todos los lugares preciosos que ofrece, pero sus playas me siguen encantando, sobre todo cuando no es verano.

Además cuenta con un patrimonio escondido, como la Playa de las Amoladeras -uno de los pocos rincones vírgenes que quedan- justo al entrar, donde se sitúa un yacimiento prehistórico, motivo por el cual se mantiene virgen. Hay o hubo restos romanos en la Cala del Pino, tenemos las salinas cercanas a Playa Honda, pecios hundidos en Punta de Algas y la Isla Grosa, la reserva natural de las Islas Hormigas, el faro de Cabo de Palos, que antiguamente fue torre defensiva contra ataques de piratas. En fin, toda una amalgama patrimonial que debería ser conocida.

12274314_1232844436732489_9082775781788857356_n