Y La Manga se hundió…o no.

Corría febrero de 2007, el que os escribe estaba terminando los exámenes del primera cuatrimestre del quinto año de universidad y, de repente, como una conspiración de aire nuevo apareció la siguiente noticia:

Sin título

Para el periódico que la publicó y la persona que la notificó suponía un gran hallazgo que venía a revolucionar la arqueología mundial desde una de las playas más conocidas de la península: La Manga del Mar Menor.

Para los que estamos un poco cansados de estas cosas era una más de tantas noticias falsas que pululan por la red y los diarios, y que lo único que hacen es empañar un trabajo como el de arqueólogo, al que siempre se le echa la culpa de todos los males de la sociedad, desde la expulsión de Adán y Eva del Paraíso, ocurrido realmente porque Dios -el judeocristianomusulmán- quería recalificar unos terrenos que contenían restos “antediluvianos”. Un arqueólogo lo excavó, Adán y Eva se encadenaron a un árbol para protestar, y se les echó. O por lo menos esa es la visión que una gran parte de la sociedad actual tiene sobre nuestro trabajo.

Volviendo al tema que  nos trae, las buenas gentes daban por hecho que la noticia era cierta porque la ciudad había sido encontrada por una arquitecta, y eso nos lleva al párrafo anterior de por qué a los arqueólogos de verdad nunca se les tiene en consideración. Desde San Javier, municipio al que pertenece esa parte de la playa, se tuvo que actuar de manera rápida ante las noticias que iban saliendo en torno a ese “gran yacimiento” desconocido hasta la fecha, e incluso desde el Centro Nacional de Investigación en Arqueología Subacuática (CNIAS) sito en Cartagena, hubo de enviarse a arqueólogos para investigarlo.

¿Qué fue de la ciudad? ¿Se excavó? ¿Es el motor económico de La Manga? ¿Ha suplantado ya a Pompeya?

Lo que pasó fue que, al ir a investigar los arqueólogos subacuáticos a la zona, confirmaron que el magnífico hallazgo no eran más que movimientos de tierra cercanos a la orilla que se habían realizado con máquinas en los años setenta del siglo veinte, como ya había aventurado D. Julio Mas, otrora director del Museo Nacional de Arqueología Subacuática y al que apenas se había tenido en consideración.

Ocho años más tarde, en el verano de 2015 la noticia volvió a aparecer en las redes sociales, conquistando a propios y a extraños que la compartían y retuiteaban sin parar, creyéndose en posesión de uno de los bienes más preciados de la humanidad, descubierto por una persona inexperta desde su ordenador mientras “jugaba” con Google Earth.

¿Qué podemos encontrar en La Manga?

La playa de La Manga, que actualmente pertenece a los municipios de Cartagena y San Javier, por desgracia se parece poco a cómo era hace unos cincuenta años aproximadamente. El urbanismo de asesinato ha acabado con casi todos los lugares preciosos que ofrece, pero sus playas me siguen encantando, sobre todo cuando no es verano.

Además cuenta con un patrimonio escondido, como la Playa de las Amoladeras -uno de los pocos rincones vírgenes que quedan- justo al entrar, donde se sitúa un yacimiento prehistórico, motivo por el cual se mantiene virgen. Hay o hubo restos romanos en la Cala del Pino, tenemos las salinas cercanas a Playa Honda, pecios hundidos en Punta de Algas y la Isla Grosa, la reserva natural de las Islas Hormigas, el faro de Cabo de Palos, que antiguamente fue torre defensiva contra ataques de piratas. En fin, toda una amalgama patrimonial que debería ser conocida.

12274314_1232844436732489_9082775781788857356_n

La vida de Vespasiano.

Cuando hablamos de Vespasiano debemos hacerlo desde la perspectiva de que fue el primer princeps -duradero- después de los Julio Claudios, la dinastía impuesta tras la muerte de Augusto. Su llegada al poder, como hemos podido comprobar, se produce en una época convulsa, llena de pretendientes que con más o menos apoyos, deciden un buen día declararse “Padres de la Patria” e incluso llegan a acuñar moneda para hacer valer sus pretensiones. Esta nueva dinastía será vista por las fuentes escritas como una nueva rama de paz y para ello no dudarán en descargar elogios, sobre todo en los dos primeros emperadores, Vespasiano y su hijo Tito.

Si nos acercamos a lo que los escritores antiguos como Suetonio escriben sobre la familia de este nuevo enviado, tenemos al igual que en el resto de hombres de este año tan movido, un origen a veces humilde, pero de personas que se hacen a ellas mismas y que, poco a poco, generación tras generación van escalando dentro de los diferentes órdenes sociales hasta llegar al personaje en cuestión, que representa la eclosión de importancia de sus respectivas familias. Además, con ese aderezo que los escritores imprimen a sus narraciones, parece que los dioses siempre quieren que sean estos quienes gobiernen y no otros, porque ya desde la cuna, o en su juventud, han recibido mensajes, llamadas divinas haciéndoles ver que ellos son los elegidos. Esto lo vemos en todas las religiones desde China a América, aunque no quiero decir nombres concretos, para no fastidiar al cristianismo.

En lo que respecta a las predicciones, con respecto a la figura de Vespasiano se mezcla tanto la faceta de, por ejemplo:

“En Judea cuando consultaba el oráculo del dios Carmelo, las suertes le alentaron prometiéndole que todo lo que planeara e ideara, por importante que fuera le saldría bien” (Suet. Vesp. 5,6)

mensajes que las divinidades envían al que va a ser emperador, con otro tipo de mensajes:

“se le acercaron a un tiempo un hombre de la plebe privado de la vista y otro con una pierna enferma pidiéndole la ayuda para su dolencia que les había indicado Serapis durante un sueño, [diciéndoles] que Vespasiano devolvería al uno la vista, si escupía en sus ojos, y restablecería al otro la pierna, si se dignaba tocarla con el pie. Y, aunque apenas creía que tendría éxito alguno y por eso no se atrevía ni siquiera a intentarlo, por fin, al animarle sus amigos, ensayó ambas cosas en la asamblea en presencia de todos y obtuvo el éxito”. (Suet. Vesp. 7, 2-3)

donde se observa en este caso al Flavio como un semidios, una persona que está predestinada y hasta cura a los enfermos.

image

Casi, casi podemos aplicar el mismo argumento que los célebres Monty Python hicieron en su afamada Brian´s Life a este emperador el cual, ya al servicio de otros demostró su valía como militar en las campañas de la llamada “Guerra de los Judíos”, en el Oriente romano. Tanto él como su hijo Tito -el inteligente de los dos que tuvo- fueron aclamados por el pueblo de Roma y odiados por los habitantes de Judea, menos por Flavio Josefo, a él le caían bien.

Tras llegar al poder, al ser el único que gobernó durante unos años, pudo desarrollar una política de redistribución de las provincias occidentales -véase el ejemplo de Hispania-, del ejército -aunque no tan radical como en tiempos de Mario u Augusto-, e incluso una reforma de la ciudad de Roma, abandonando el viejo sueño neroniano de la Domus Aurea y devolviendo parte de los terrenos a las personas a las que se las había despojado de los mismos para hacer realidad el sueño del último de los Julio-Claudios. Entre esas familias figura la de los Lamia, que anduvieron por Hispania desde tiempos de Augusto y a los que se les habían arrebatado los Horti Lamiarum. De esa familia tenemos noticias en nuestra península pues parece ser que precisamente en época flavia se construyen algunos de los edificios termales en ciudades del ámbito hispano, como en Valeria. Tras la conquista de Jerusalén en 70 d.e.c. comenzó la reedificación de Roma. Al igual que casi cien años antes había hecho Augusto, Vespasiano apoyado en su hijo Tito -¿dónde está Domiciano?- realiza obras en la ciudad para hacer ver a la población que con él llega de nuevo la Paz y de esa manera asentarse en el poder. Así, se construyó el llamado Templo de la Paz, que además de los restos arqueológicos que podemos apreciar hoy en día cuando viajamos a Roma y paseamos cerca de la Vía dei Fori Imperiali (calle construida en tiempos del “gran” Mussolini rompiendo edificaciones romanas para celebrar sus triunfos), en algunos escritores como por ejemplo en Josefo (Bel. Iud. VII, 5.7-158), Suetonio (Vesp., 9) o Dion Casio (LXV, 15.1) se ve reflejada su construcción.

Pero si algún edificio sobresale por encima de todos los que para la posteridad dejó Vespasiano y que está unido a su nombre, fue el único que él no pudo ver terminado en vida: el anfiteatro Flavio u Coliseo -llamado así por una estatua colosal de Nerón que había en las proximidades-. Éste fue inaugurado por su hijo Tito precisamente con unos juegos a la memoria de su padre.

En Vespasiano convergen una serie de valores como la honradez y el ahorro que a veces han sido llevados al extremo por los autores del momento como el archiconocido por todos nosotros tras estas entradas, Suetonio. Parece ser que incluso osó el emperador en poner impuestos que iban más allá de la lógica -como en la España actual al sol-. Veamos un fragmento:

“Cuando su hijo Tito le censuraba por haber inventado incluso un impuesto sobre la orina, le acercó el dinero obtenido del primer pago a las narices y le preguntó si le molestaba el olor; y al contestarle que no, replicó: Pues es fruto de la orina” (Suet. Vesp. 23.3).